Mousse de queso y uva

La uva siempre ha sido relacionada con el vino, una bebida deliciosa que por siglos ha amenizado todo tipo de momentos en la historia de varias civilizaciones. 

Esta fruta deliciosa es fuente de un importante de porcentajes de aminoácidos, caracterizándose por ser un arma perfecta para prevenir el envejecimiento prematuro y contrarrestar todo tipo de enfermedades.

En medio de este montón de beneficios que aporta la uva, esa fruta que propia de las ninfas más gráciles del bosque pintadas en el renacimiento, también suele ser parte de algunos postres.

El mousse de uva y queso es una de esas mezcla impensables que resultan impensables pero son sorprendentemente deliciosas. 

Asimismo, la mezcla de ambos ingredientes forma una de las asociaciones gastronómicas más originales y que tiene marcado el sello de la influencia mediterránea. Gracias a su originalidad es imposible no volverse adicto a su sabor.

Cabe destacar que el huevo y el queso brindan a esta receta un valor proteico que, junto con el poder antioxidante de las uvas resultan una preparación nutritiva y beneficiosa.

uva
Uva Fuente: PExels

Lamentablemente los hipertensos, pacientes con colesterol alto y diabéticos, bajo ninguna circunstancia deben comer este postre; sin embargo, quienes sufren de osteoporosis y los celíacos nada les impide disfrutar de este manjar.

Con el mousse de queso y uvas es posible ingerir 283 calorías, 18,1 gramos de hidratos de carbono, 8,7 gramos de proteínas y 19,5 gramos de grasas.

Mousse de queso y uva

Ingredientes

  • 1 y ½ cucharadas de almidón (maicena)
  • 500 mililitros de leche descremada
  • Edulcorante apto para cocción al gusto
  • 2 cucharaditas de esencia de almendras
  • 250 gramos de queso mascarpone
  • 3 claras de huevo
  • 7 gramos de gelatina sin sabor
  • 300 gramos de uvas verdes y rojas
  • 2 cucharadas de mermelada de albaricoque dietética

Preparación

Colocar en una olla el almidón de maíz, la leche y el edulcorante, mezclar para disolver bien y llevar al fuego removiendo constantemente hasta que espese. Retirar del fuego, dejar pasar el calor fuerte y perfumar con la esencia de almendras.

Incorporar el queso mascarpone y mezclar hasta integrar, batir las claras a punto nieve, reservar y por otra parte disolver la gelatina en un fondo agua fría y llevar a fuego, revolviendo siempre hasta que hierva.

Retirar del fuego e incorporar a la preparación anterior junto con las claras batidas. Integrar bien con movimientos suaves y envolventes.

Cortar por la mitad y despepitar cada uva, colocar la mitad de las uvas en un molde forrado con acetato. Verter la crema sobre ellas y enfriar en el refrigerador hasta solidificar.

Desmoldar con cuidado y decorar el resto de uvas, pincelar con la mermelada y reservar en la nevera hasta el momento de servir.

Deja un comentario